Baja voluntaria

Publicado en relatos el 29 de Septiembre, 2005, 0:13 por Tankian

De:tankjan77@jotmeil.com

A: fcoalv@yaju.es

 

QUERIDO FRAN:

Hoy he matado a un niño, y me ha gustado, le he abierto los ojos con los dedos y le he llenado la cavidad ocular de huevos de culebra. Me gusta que las culebras resplandezcan entre sus párpados, es como si le brillara la mirada, que cuando le he matado a perdido humedad, es como si la córnea estuviera forrada de forro para libros.

Adoro provocar a los perros, a los grandes y babosos, les golpeo en el hocico, primero despacio, apenas con la punta de los dedos, como jugando; cuando el perro agita la cola y parece sonreír comienzo a darle puñetazos con todas mis fuerzas, y cada vez que chillan con sus IIIIII IIIIIIII!!! Desesperados les pateo las costillas. Al San Bernardo de hoy le he clavado un cuchillo entre las orejas y se ha muerto con la boca muy abierta, el morro arrugado, con la lengua como un condón medio lleno y la punta del cuchillo brillando un poquito. Después de hacerle una foto lo he puesto encima del cadáver del niño…ha sido divertidísimo tío, parecía que el perro estuviera sodomizando al mocoso, no he podido resistirlo y  les hecho unas fotos que pienso ampliar, en una he pillado un hilillo de babas sanguinolentas que unían al perro y al niño, joder, el hilillo brilla con el flash, es como si se intercambiaran las almas.

Sé que suena peliculero tío, pero eso es porque no lo has vivido, pero ya verás las fotos tronco, así a lo mejor te animas para la próxima, porque yo pienso repetir, joder que si voy a repetir, mil veces..no no, mil millones, hasta que se me caigan las manos de tanto apuñalar y los dientes de arrancar pezones helados.

Pero bueno, me estoy desviando, aún he hecho más, ya que me he decidido lo he bordado; cuando estaba haciendo la foto del hilillo al perro y al niño he oído que entraban la mujer y la hija…bufff tío, me he empalmado ante las infinitas posibilidades que se me presentaban. ¿Tú sabes que desesperación saber que tienes delante unos regalos perfectos con los que puedes hacer muchas cosas, pero no tienes tiempo para todo porque los regalos no son tuyos, o porque se romperán?...joder, no lo sabes, pero el caso es que me he puesto a llorar de emoción, he notado las putas mariposas esas en las tripas, como cuando me follé a la primera chica, la emoción tío, que me ha superado.

He salido a recibirles al salón, a la hija le he metido con los nudillos en la sien, el brazo me ha sonado como en las películas de Bruce Lee FFFFIIIIIUUUUU, como un palo cortando el viento, como una espada, y la chica ha temblado un poco, como bailando de guays, y luego se ha caído y yo la he atado a los barrotes de la escalera y le he metido los gayumbos meados de su hermano en la boca y se la he pegado con silicona.

La madre se ha quedado como loca, como colocada, con las venas del cuello hinchadas, resoplando, roja como un borrachazo, dando saltitos…y no ha gritado, y coño, en parte me ha decepcionado, pero le he dicho que como gritara la mataba, me ha molado decir eso, y la zorra se ha callado. Por si acaso gritaba le he metido el puño en la boca y me la he tirado, pero nada tío, porque estaba burrísimo y en menos de un minuto ya me había corrido. Ahogándola la he llevado hasta la cocina para que viera el mogollón de su hijito, las culebras y el chucho…ha vomitado y me ha bañado el puño de vómito, le he metido una hostia en el estómago, la he  tumbado boca abajo encima del perro, que se ha tirado un pedo por la presión, y eso que está muerto; he acribillado a puñaladas la espalda de la mujer y se ha muerto llorando, le ha pringado la cabeza al perro.

La chica estaba potable, pero me acababa de correr y no me apetecía follármela, ahora me arrepiento un poco porque me habría gustado petarle el culo, pero es que llevaba ya más de una hora en la casa. La he despertado a guantazos, ha intentado gritar, se ha puesto feísima del miedo, y le salía un poco de sangre de los labios, le he metido cabezazos, le he golpeado con la tranca riéndome, y aún me estoy riendo. Bueno, lo que he hecho ha sido arrancarle un ojo y luego le he roto varias patas de sillas del salón en la cabeza hasta que se le ha quedado el pelo pastoso de la sangre, pero seguía gimiendo. La he cogido en brazos y la he llevado a la cocina, por el camino le iba dando besitos en la nariz, como si fuera un bebé. La he dejado encima de su madre y ya está. Cuando me he ido seguía gimiendo.

Vale que se me ha ido la cabeza, vale que estoy zumbado, tú me lo has dicho muchas veces tronco, y sé que con la chota así no podías mantenerme en el curro, y que lo has hecho por mi bien tío, te lo agradezco. Por eso te lo cuento a ti el primero, para reconocerte que estoy loco, que tenías razón.

Bueno, también porque coño, siendo sinceros, me he cargado a tu mujer, tus hijos (tranquilo, la niña estaba gimiendo, no iba a ser todo malo) y tu perro, y creo que al menos te debía ser el primero en saberlo.

Afectuosamente, tu ex-empleado:

TANKIAN