Las voces by Javi

Publicado en relatos el 3 de Octubre, 2005, 1:12 por Tankian
Lo único que he puesto yo ha sido el título, el relato es de Javi, de paso os recomiendo visitar Cinematon, su blog cinéfilo, que está gupa y si no entrais se desanima el cabroncete y no escribe. Esto lo ha escrito como comentario sobre mi particular desahogo gore, llamada Baja voluntaria y está bien, asi que na, a leerlo.

Querido Tankian:

El otro dia entre en una empresa y senti que la locura se apoderaba de mi, entonces cogi una veretta de nueve milimetros que suelo llevar encima y empece a descargar el cargador sobre el pecho de la encargada de recursos humanos y me senti libre. Aprovechando que estaba ahi tirada con cara de puta insatisfecha, tercie para follarmela analmente y pegarla puñetazos hasta que sangro por la boca. Una vez penetrada analmente procedi a meterle mi miembro todavia erecto en la boca hasta que mi semen y su sangre fueron uno.
Despues del tremendo gustazo que me pegue aproveche y corte a su secretaria con un cuchillo, poco a poco y muy despacio hasta que se fue desangrando. La cara de panico e impotencia que ponia la muy guarra hizo que me excitara nuevamente y aproveche para introducirla la navaja por su coño, desgarandola por dentro y gozando como jamas lo habia hecho.
Cuando termine la faena y salia del edificio "tome prestada" una estatua muy pequeña de marmol puro yempece a golpear a la recepcionista, rompiendola casi todos los huesos de su cuerpo. La pobre hija de puta me miraba con excepticismo y me fije que tenia familia e hijos, y pense que les habia hecho un favor tremendo cargandome a esa desgraciada.
En la puerta corrediza del edificio tope con un estirado de mierda que me miro de arriba a abajo, yo sin mediar palabra le atize un cabezazo y una patada en los huevos, lo lleve a la salida de incendios y lo deje ahi tirado. Sali un instante a por una lata de gasolina que llevaba en la moto y cuando regrese se la rocie por encima, el cerdo supilcaba y gemia rogando que no lo hiciera, yo le meti una patada en la boca y para que no viera lo que se le avecinaba encima le meti los dedos gordos de las manos en las cuencas de sus ojos dejando al bastardo totalmente ciego. Me encendi un cigarro y lo deje caer y..... barbacoa, un hijo de puta menos
Y ya esta, sacie mi sed, la verdad es que se lo merecian, desde el primer momento que entre por lapuerta supe que se lo merecian, esas boces me decian esos bastardos con sus vidas perfectas, sus trajes perfectos, el trato que tienen hacia a ti de superioridad, no lo puedes consentir, debes matarlos a todos, se lo merecen deben morir.
Esas voces tenian razon......

Salu2