Diciembre del 2005


Pelis que he visto esta semana

Publicado en cine el 29 de Diciembre, 2005, 13:16 por Tankian

-KING KONG.- De Peter Jackson me divierten “Mal gusto”, hecha con dos duros y mucha eficacia, “Braindead”, igual de eficaz y ya con más presupuesto…y “Criaturas celestiales” me parece una de las historias más mágicas y perturbadoras de los 90, con una debutante Kate Winslet sobrecogedora y con un carisma impropio de una primeriza.

Incluso me parece que “The Frighteners” es una dignísima comedia negra, una hermana cabrona de Casper.

Pero llegó la megalomanía y Jackson me decepcionó con su soporífera, cargante, exagerada y asqueante trilogía Tolkiana. Pero bueno, para gustos colores.^

Soy de los que piensan que si un director hizo una gran película una vez puede volver a hacerla por mucha mierda que perpetre por el camino; entre eso y que King Kong siempre me ha atraído tenía ya ganas de ver lo que el amigo Pedro había hecho.

Ante todo dejar claro que esta peli es para verse en cine, a poder ser con un sistema de audio de los buenos, o en casa si tienes un pantallón de plasma y un home cinema de esos que se pagan a plazos.

La historia es la conocida, director soñador y determinado convence a actriz buenorra en paro para ir a una isla a filmar una película, allí son descubiertos por una tribu que secuestra a la chica para ofrecérsela a un gorila gigante, el gorila se enamora de la chica, que grita mucho pero luego va cogiéndole cariño. El director se las ingenia para llevar al gorilón a New York para forrarse…el gorila se mosquea y acaba con la actriz buenorra en el Empire State (en la  fétida versión de los 70 era en las Torres Gemelas). Llegan los aviones, se monta un escándalo y el gorila se muere. Una letras parriba y se acabó.

Naomi Watts sigue siendo muy sexual haga el papel que haga, y eso que si te fijas bien no es especialmente guapa ni tiene un cuerpo espectacular, incluso tiene una nariz de payaso y unos pezones como balones. Me parece que está muy bien cuando grita y en el principio, el viaje en el barco. Pero con el gorila no me la creo, no sé si es por su culpa o porque el personaje está mal desarrollado. El caso es que no sabes  si está enamorada, si se ríe por no cabrearle, por qué hace tanto el tonto…

Adrien Brody es un gran actor cuando tiene que sufrir y ser intenso, pero tiene la tendencia a verse guapo y en esta peli va de ello, y a mi no me convence porque me hace gracia ver a un feo haciendo de guapo. Realmente creo que hay mejores actores para su papel, no por ello mejores actores que él. Personalmente Jeff Goldblum da muy bien como intelectual que se mete a aventurero, y además me parece un actorazo desaprovechado.

Jack Black me parece un grande, como actor, cómico, cantante o lo que haga; pero en esta peli me pasa algo raro, que no sé si está de cachondeo o en serio, tengo su imagen en comedias y todos sus gestos los interpreto desde la comedia. Aún así me parece el mejor elegido para el papel.

Los secundarios al menos no molestan, aunque me sobra la historia del marinero negro y el chaval que hizo Billy Elliot (Jaime Bell…es verle la cara y le recuerdo dando saltos como un gilipollas por las calles…vaya película me dio con los bailoteos de epiléptico).

De todos modos en esta película los actores son justificaciones, porque el protagonismo es para los efectos especiales, sobre todo para King Kong, que es lo mejor de la película con diferencia.

También deslumbra la isla, el New York de los 30 totalmente realista y espectacular, los dinosaurios, acojonantes…se podría decir que es una obra de arte que sin actores reales habría sido mejor.

En fin, una lección de cine de aventuras, de ritmo bien llevado (son 3 horas y prácticamente ni te enteras) y de tics del Jackson primerizo (el encuentro con la tribu luce la frialdad, la luz y el agobio de sus gores).

Recomendable.

 

-ELSA&FRED.- Lo decía Cela una vez que le asaltó una periodista del corazón, que eso de coger a la gente a Benidorm cuando se jubila para que bailoteen en chándal es una vergüenza, que se pueden hacer muchísimas cosas  antes que dejarse llevar hacía lo que se supone que hace un pobre viejo.

Estamos perdiendo el contacto con los mayores, los abuelos ya no sirven para hablar, nadie les hace caso. Está establecido, los ancianos tienen que estar enfermos o casi, atiborrarse de pastillas y quejarse.

Esta maravilla de película cuenta a las claras lo que piensa de este panorama: que y una polla, que cuanto más se acerque el final de la vida más hay que disfrutarla, que es una lástima desperdiciar encerrado toda la sabiduría y experiencia acumulada

Si la historia en sí se basta para emocionar, hacer reir y llorar con su sencilla y deslumbrante realidad, el trabajo de China Zorrilla y Manuel Alexandre la elevan más allá de lo escrito.

Sus escenas les borran como intérpretes, son Elsa y Alfredo, dos personas mayores que se enamoran, que deciden compartir todo por encima de viudedades e hijos escandalizados. Y lo hacen a su ritmo, porque están enamorados y saben que no tiene 20 años, que no pueden ir poco a poco, como en sus tiempos, se pueden saltar algunos capítulos para ir al grano, a vivir.

En un momento dado, la hija de Alfredo (Blanca Portillo) ve que su padre ha cambiado y le pregunta si se está dejando morir, y él le contesta “No, me estoy dejando vivir”. Ese es el mensaje de esa película, deberían pasarla en las salas de baile de Benidorm, los hogares del jubilado, los bares…a ver si nos enteramos que hay tiempo para que nos llegue la muerte, que no hace falta ir a esperarla. Que nos busque ella, y que le cueste.

 

-LA MUJER EXPLOSIVA.- Siglos sin ver esta peli de culto de los 80, un producto más de la factoría John Huges. Esta peli fue el empujón definitivo para el despertar sexual de muchos chicos, entre los que me incluyo.

La idea de poder crear una mujer a tu gusto con el ordenador y que cobre vida es la fantasía perfecta para cualquier adolescente ( y no adolescente). Te sentías identificado con los dos pardillos puteados en la escuela y veías su triunfo como tuyo.

Aún me persigue la fascinante imagen de la puerta que explota, la niebla y las luces rosas y Kelly Lebrock apareciendo en bragas y con una camiseta recortada justo por debajo de los pechos. Dios, solamente por eso esta película merece un lugar en el Olimpo del cine.

También he vuelto a ver al Robert Downey Jr de sus comienzos, siempre haciendo de guaperas alocado y outsider. Siempre he dicho que en “Rebeldes” sobraba Cruise y falta Downey Jr, pero bueno, un error lo tiene cualquiera, hasta Coppola.

Lo dicho, si queréis recordar lo tremendamente buena que estaba Kelly Lebrock y reíros de los cardados, los bombachos y las chaquetas arremangadas esta es la peli.

Por cierto, anteayer volví a ver “Al diablo con el diablo” para recordar lo follable que estaba Liz Hurley y mi conclusión fue que si ese papel lo hubiera hecho Kelly Lebrock los cámaras habrían muerto como moscas del calentón.

 

-ESENCIA DE MUJER.- Creo que desde hace años se está siendo injusto con Al Pacino, yo el primero; se ha creado la idea de que hace siglos que dejó de hacer buenas interpretaciones y me parece que, pensándolo bien, eso es aplicable a De Niro (creo que lo último grande que hizo fue Casino, y de eso hace mucho tiempo) pero no a Pacino, que ha hecho mierdas pero también cosas interesantes como “Atrapado por su pasado”, “Insomnio”, “Simone”, la interesantísima “Looking for Richard” o la reciente “El mercader de Venecia”. Creo que Pacino no ha perdido el rumbo en ningún momento y sigue haciendo cosas importantes, a su bola.

La primera vez que vi “Esencia de mujer” la menosprecié porque me pareció una vergüenza que le dieran el Oscar por ese papel y no por su grandioso Michael Corleone, “Tarde de Perros”, “Pánico en Needle Park” o “Scarface”. Sigo pensando lo mismo, pero matizado, porque creo que debería tener algún Oscar más, pero también el que tiene por “Esencia de mujer” (también me parece sangrante que De Niro tenga sólo un Oscar principal y uno secundario teniendo “Taxi Driver”, “Despertares”, “Uno de los Nuestros”, “Érase una vez en América” o “Malas Calles”).

Es una película muy bien rodada, se ve con facilidad y en ningún momento se hace incómoda, y eso que contando lo que cuenta podría caerse con facilidad en el feísmo o la exageración.

Por eso mismo me parece tan difícil la interpretación, porque logra que un personaje odioso llegue a despertar compasión y complicidad. Encuentra el equilibrio entre el cinismo y la necesidad de cariño. Realmente es una gran interpretación en la que lo que menos importa es que sea ciego.

En fin, es una película que siempre viene bien, pese a Chris O’Donell.

Capítulo XLI

Publicado en Mis memorias:Keyser´s years el 28 de Diciembre, 2005, 0:09 por Tankian

XLI .¿Sueñan los muertos con muertos?

Es sencillo. Me tumbo, a oscuras, cierro los ojos y me quedo dormido. Mañana llega mi novia, viene a vivir conmigo, un paso grande para un cabrón como yo, un paso gigante para una inocente mallorquina como ella.

No son ni las 21 del 4 de agosto de 2004 y me tumbo en pelotas, sin gafas, sin luz, con la ventana abierta…estoy estresado y además quiero aprovechar mi última noche de dormir solo. Entra algo de fresco por la ventana, alguien baja a saltos las escaleras, la vecina del piso de arriba llega a casa y levanta las persianas. Me giro hacia la derecha, miro la pared, me escuecen los ojos y, como decía, me duermo con la espalda sudada.

Es una de esas veces en las que consigo salirme del cuerpo, antes lo hacía con más facilidad, últimamente me suelo dormir de tanto pensar en problemas, no me detengo a intentar salir del cuerpo o a elegir qué sueño quiero tener.

Durante años tuve una técnica infalible, me acostaba y cerraba los ojos, visualizaba una pantalla y elegía el género del sueño que iba a tener; al principio pasaba corriendo el TERROR y casi siempre acababa eligiendo AVENTURAS o COMEDIA, con el paso del tiempo fui eligiendo más TERROR y  luego apareció el género PORNO, fue ganando  importancia y al final la lista de la pantalla era ANAL, VECINAS, COMPAÑERAS DE CLASE, MUJERES…y algunos nombres de chicas que me gustaran en la época.

Era un maestro a la hora de elegir los sueños porno, retenía al detalle fotos de los Private o Clima que traficaban en el colegio y a las tías les ponía la cara de quien yo quisiera…joder, muchas veces me moría por irme a dormir, mi madre lo flipaba, decía que así le gustaba, que fuera responsable y descansara para las clases…en fin.

Bien, el caso es que consigo ser consciente de ser algo dentro de mi cuerpo, ya llevaba tiempo consiguiéndolo pero esta vez me sale sin querer. Sé que mi cuerpo está doblado en la cama y yo estoy en el aire, consigo girarme y verme babeando la almohada, me doy lástima e intento recordar cómo llegué a este cuerpo…siempre lo intento y nunca llego a saberlo, tengo la convicción de que realmente llevo siglos siendo yo y que hay respuesta para las preguntas que me hago, pero parece que no soy capaz de acabar de conocerme, o más bien de empezar.

Le doy vueltas a muchas cosas, sin parar, y me pasa lo de siempre en estos casos, me asusto, me aterra darme cuenta de que me estoy viendo a mí mismo desde arriba y me desespera la cruda certeza de que cuando baje para entrar en el cuerpo no podré y estaré para siempre flotando sin poder hacer nada, ni siquiera morirme. Siempre me pasa lo mismo y siempre me lanzo y caigo otra vez en mi cuerpo y lo noto porque tengo la sensación de que me voy a caer de la cama…ese momento en que me tenso y agarro la sábana es parecido a un orgasmo. Me relajo y ya ni noto el sudor de la espalda, parece como si entrara una brisa fresca por la ventana y me olvido de golpe de que podía haberme quedado vagando por ahí, como un puto espectro.

Entonces empieza el sueño…

…llego al trabajo, hace mucho sol, la compañera tiene la cara hinchada y los ojos enrojecidos, ha estado llorando.

-Lo siento tío, lo siento mucho- yo hago una mueca, arrugo la cara como si fuera a llorar, no sé por qué

-¿Por?

-Por lo de tu novia

No le entiendo, mi novia viene a vivir conmigo, no sé por qué lo siente, por qué ha llorado, por qué me duele la barriga.

Entonces hay una radio que se enciende pero no la veo, la escucho, cuentan que ha habido una pelea de bandas en Palma de Mallorca, hay una persona muerta, una chica. Paso las emisoras y en todas cuentan la noticia, no dicen el nombre de la chica; en la última emisora la noticia tiene de fondo un grito gutural y varias guitarras eléctricas que también gritan…toda la gente sigue un ritmo con la cabeza, les digo que se callen, en voz alta, me miran todos y siguen agitando la cabeza <<…la víctima se encontraba en el lugar de la reyerta, no tenía relación alguna con las bandas enfrentadas…sufrió…navaja…instantánea…>> y el locutor gritó, un grito gutural.

Salgo corriendo y estoy en el aparcamiento del Mamut, un centro comercial que recuerdo vagamente de cuando viví en Irún de pequeño. Está el autobús de la selección española de fútbol y comprendo por qué estoy allí…Nadal es de Mallorca, tiene que estar al tanto de la noticia, sabrá quién es la chica…yo creo que es mi novia, pero puede que no, y yo corro y cojo a Nadal del brazo, le pregunto:

-Ni idea

-Gracias

 

Y se hace de noche, muy de noche, no veo nada, me tropiezo, estoy subiendo una escalera…me ubicó, estoy subiendo a casa de mi tía, entro y está todo oscuro pero en el pasillo se reflejan las luces de un coche que pasa por la calle…tengo un miedo horrible, me quedó quieto, mirando al final del pasillo, esperando que de un momento a otro aparezca una figura blanca, una mortaja sonriente. Canto en voz alta para distraerme, entro en la habitación de mi tía, que en realidad es la habitación de mis padres en nuestra primera casa en Alicante. Mi tía está acostada, con la luz que entra por la ventana tiritó de terror porque está apoyada sobre un codo, la cabeza sobre la mano, sonríe pero tiene los ojos cerrados, se ha dormido así, tiene la sonrisa enorme.

-Tía

-…

-Tía- Se ha muerto así, una muerte rara

-…Sí, dime

-Creo que han matado a White

-…qué lastima-sigue sonriendo, no se le mueve la boca cuando habla

 

Enciendo el monitor del ordenador, entro en El mundo.es y toda la pantalla es el titular:

“FALLECE JOVEN APUÑALADA EN PELEA CALLEJERA EN PALMA”

Bajo y está la foto de la muerta, tirada en una calle, la acera llena de sangre, la luz de los flashes la hacen muy real…y lleva la cazadora que le regalé a mi novia.

La foto cobra vida y unas cuantas manos entran en imagen y giran el cuerpo, es mi novia. Muerta, asesinada…

…despierto.

Hoy viene mi novia, a vivir conmigo.

Capítulo XL

Publicado en Mis memorias:Keyser´s years el 23 de Diciembre, 2005, 11:03 por Tankian

XL. Mi inspector y su putísima madre

Se llama Peter y tiene la cara del que ha sido abandonado por su mujer y sus hijos por lo menos tres veces,y con razón.

Yo hace tiempo me pasaba el tiempo dibujando y hacía caricaturas de mis profesores; si hoy siguiera dibujando la caricatura del Peter le pondría una nubecilla negra  echando agua encima suya. Es la mejor forma de retratarlo, es el típico gris amargado de mierda que llega a ser superior en una empresa porque los de arriba necesitan a alguien sin vida ni ilusiones para que trabaje sin protestar.

Tiene fama  de chulo y comeculos del jefe, se le ve venir desde lejos; habla  poco y en voz baja, siempre en imperativo, y sin mirar a los ojos…cuando alguien no me mira a los ojos al hablarme  no me merece la pena, cuando no te miran al hablarte es que ocultan algo, que saben que son malos y se esconden.

En Noviembre, a los dos meses de entrar a trabajar aquí, nos pidieron que dijéramos las vacaciones que queríamos para 2004, siempre lo hace así para poder tener en cuenta los posibles refuerzos y tal.

Pues  bueno, estamos a Julio, más de 8 meses después de pedir mis 16 días de verano del 1 al 16 de agosto. Johnny Wellcome, el abuelo comepollas, llegó hace unos 3 meses.

Hoy, delante de mí, saca como el que no quiere la hoja de las vacaciones y dice, al viento, no a mí, que quiere las vacaciones de verano del 1 al 16 de agosto…curiosamente son las que yo tengo pedidas desde hace más de 8 meses. Le digo que lo siento, que están pedidas, pone mirada de enfermo de Alzheimer (suele hacerlo cuando no sabe que decir y prepara un ataque por la espalda).

He salido un momento y al volver le veo con el teléfono, encorvado, me ve y se gira hacia la pared y me encabrono. Entro en la recepción y me dice, inocente y sorprendido “Ah, es Peter, no sé que quiere” y me da el teléfono mirando hacia otro lado, como el que no quiere la cosa. A punto estoy  de reventarlo a patadas y tirarle el monitor en la cabeza, como Henry Lee Lucas.

-Dime Peter

-Que tenemos un problema con las vacaciones de verano.

-Yo no tengo ninguno

-Esa primera quincena de agosto la tiene Wellcome

-No, perdona, esa quincena la tengo pedida desde Noviembre de año pasado

-Pues cámbialo

-No puedo, tengo pagado un viaje, lo pedí el mes pasado porque estaba de oferta (falso, pero necesario)

-Que te lo devuelvan (con ese atonal hilo de voz podría estar hablando con un robot y el verdadero Peter estaría gimiendo de rodillas en la puerta de la última mejor que le ha olvidado)

-No pueden

-Bueno, que ya está, que tienes que cambiarlo y no hay más

-Se ve que aquí Wellcome es más que los demás

-El está ahí representando a la empresa

-Ah, y los demás representamos al Papa

-Que nada, que las cambies y si no quieres cambiarlas pues las disfrutas y cuando las acabes ya veremos donde mandarte

-Eso es una amenaza

-Eso es lo que hay

-Bueno, pues ni un favor más a la empresa, que quede claro, no quiero que me llamen en mis días libres…

-Vale, hasta luego

-Hasta luego

Colgué y salí del edificio con la cara ardiendo, con muchas ganas de llorar. Impotencia. Rabia. Dolor de estómago. Fiebre. Realmente me sorprende no haber matado a Wellcome.

Eso sí, tengo muy claro que voy a hacer lo mínimo en esta mierda de curro, me voy a dedicar a tocarme las bolas, porque además me pagan justo para eso, por mi sueldo más no voy a hacer.

Que la empresa no cuente conmigo para nada, ahora soy una garrapata hija de puta enganchado y voy a chupar y chupar. Que les jodan.

Y cuando salga de este curro puede que le haga una cara nueva a Peter el triste, por amargado, incompetente, flojo, gris, falso, trepa, cabrón y por que me sale de los cojones.

Con estas cosas me entra la prisa por encontrar alguna oposición, conocer a alguien que me coloque guapamente o alguna fantasía de esas. Me deprimo pensando lo de siempre, que pasa el tiempo y todas esas grandes cosas que iba a hacer se van quedando atrás y yo cada vez soy menos guapo, menos fuerte, menos listo y claramente con menos huevos.

Pienso en que apenas conozco mundo, apenas he leído libros, apenas he visto películas…tengo la vergonzosa sensación de que no he vivido y me hundo porque eso puede pensarlo un anciano que se ha quedado sin oportunidades para cumplir sus sueños.

Eso es lo grave, que en teoría tengo tiempo y posibilidades para viajar por todo el mundo, cagarme en la gente que lo merece, ayudar a los que lo necesitan, leer y ser sabio, no tener que disimular para no parecer ignorante delante de la gente inteligente…es como cuando de pequeño me estaba meando en la cama y no me levantaba por pereza y me acaba meando encima.

Ahora me duelen las tripas de ganas de hacer cosas y me mata poco a poco el acomodamiento y la vagancia.

Me temo que acabaré muriéndome encima.

Capítulo XXXIX

Publicado en Mis memorias:Keyser´s years el 12 de Diciembre, 2005, 22:25 por Tankian

XXXIX. Marga la puerca.           

Los dos primeros meses han ido bien, Marga trabaja y yo también, así que solamente nos vemos por la noche si es que yo libro, vemos películas, cenamos pollo grasiento al horno o ensalada de pasta cuando Marga quiere hacer la cena, son los dos platos que sabe hacer y así le dice a la gente que es como mi mami, que me cuida, me hace la cena y cosas así.

La mayoría de las veces acepto la cena sin ganas porque me empieza a sentar mal el olor aceitoso del pollo o la pasta de la ensalada, elástica como chicle. Acepto porque me sabe mal rechazar algo que hacen para mí, me suele pasar y la gente que lo sabe lo ha aprovechado a veces para putearme; me dan cosas, me hacen cosas, me dicen cosas…que saben que me joden y que no voy a llevar la contraria por mi ridículo sentido de gratitud.

Me cansé pronto de salir con ella porque siempre es lo mismo y ya siento repugnancia, cada noche se viste de estrella porno toxicómana, de chupona ajada y estrambótica, se emborracha y coquetea con todos los que pasan cerca, la mayoría pone cara de susto y me miran con incredulidad; en algunas ocasiones me preguntan si siempre es así mi amiga, al principio les contestaba que sí riéndome con ese rollo que se supone que hay que tener en los garitos de noche, como si todos fuéramos unos cachondos y perteneciéramos a la misma raza de fiesteros superguays. Más tarde acabé diciendo que no era mi amiga, que no sabía quién era.

Empecé a quedar con la gente sin contar con ella, y la verdad es que tampoco es algo malo, lo raro es tener que decirle siempre adónde voy y con quién por si quiere apuntarse.

Esta mañana me he pegado un hostión, me he golpeado con la frente contra el borde de la bañera, me duele hasta el cuello. Me he levantado con tiempo para ducharme antes de entrar al curro, hoy curro de tarde, he ido corriendo al baño y al entrar me he llevado por delante el calentador, que estaba encendido y en medio de la entrada. Le he metido una patada al puto calentador, en la bañera hay pelos y las botellas de gel y champú están abiertas y una se ha caído de la estantería al plato de la ducha y un charco rosa sale de la boca como si estuviera babeando. Decido no ducharme, supongo que al volver por la noche estará todo arreglado.

Error. Vuelvo a las 23:40 y miro el aseo antes de entrar al salón, como soy precavido no vuelvo a tropezarme con el calentador, que sigue donde estaba, apagado porque yo lo apagué, las botellas igual de destapadas, el charco rosa se ha alargado y los pelos vagan en la superficie como peces muertos. Me miro al espejo, pongo cara de enfado, me siento satisfecho, no logro quitármela, sonrío y parezco Hannibal Lector.

Abro la puerta del salón, está lleno de humo, Marga esta acurrucada como siempre en el sillón, pegada a la tele, tiene gafas pero no le gusta usarlas y se pega a la televisión entrecerrando los ojos; suele hacerlo más exagerado cuando hay visita, si no le dicen nada llama la atención como sea, carraspeando o directamente diciendo “jo, no veo nada, no sé quien es ese” , entonces quien sea le pregunta que por qué no se pone gafas, y ella casi salta de satisfacción y dice “si ya tengo pero no me gusta ponérmelas, ji ji ji (literalmente)” y se queda mirando y haciendo ji jis mientras la gente le rebate sus tonterías. En esos momentos se siente la reina de los mares, presumiendo de sus miserias, de sus manías enfermizas, su autoindulgencia obsesiva.

Me mira con los párpados caídos, le falta la jeringuilla colgando del brazo, en el cenicero cigarrillos apagados a medias, debajo de la mesa dos colillas, en la mesa cenizas que obviamente tendré que recoger yo. Cuando tiene esa cara se supone que está de malas, también presume de esos, de sus cambios de humor repentinos y radicales, la bipolaridad hecha virtud.

Mientras me quito los zapatos le hablo, ella fuma encorvada, tosiendo como una puta vieja moribunda:

-¿Tú te has duchado esta mañana?

-Sí-Tos, tos…tos y carraspeo- ¿por?

-Porque me he comido la bañera porque te has dejado el calentador encendido y en medio de la puerta…y menos mal que no me he quemado porque estaba encendido, y si te has duchado antes de irte al trabajo ha estado encendido más de cuatro horas-

-Ay, vaya, se me he pasado totalmente, iba con prisa- sigue fumando e intenta su sonrisa de niña buena pillada en un fallo, le sale una mueca de quinqui desdentada

-Y los pelos de la bañera, y el champú caído, los botes destapados…-ella frunce el ceño

-Joder ya, que iba con prisa, que pesado eres

-Lo que tu quieras, pero me he pegado una hostia y el baño está enguarrado por ti y me pones la excusa de las prisas, pero son casi las doce de la noche, has llegado aquí hace como cuatro horas y el baño está igual que cuando me fui

-No he ido al baño

-Pues espero que vayas antes de dormirte porque yo no voy a recogerlo

-Yo haré lo mismo cuando te dejes algo en medio

-Eso espero

He cerrado la puerta del salón y me he acostado, me ha costado dormirme al imaginarme la escena si le hubiera hablado como realmente quería, pero al final siempre me corto, no lo entiendo, a lo mejor es que temo ser duro con ella y que se suicide, sería una carga incómoda, supongo.

Al levantarme estaba recogido el baño, en el salón las colillas siguen el  suelo, el cenicero hasta arriba y la mesa y el sillón lleno de cenizas; la lámpara de pie no está apagada del todo, en Endesa tendrán una foto de la cerda esta, clientes así hacen grandes empresas. Recojo las cenizas y las colillas, en la cocina un plato, un tupper y un tenedor sin fregar, en el tupper restos de una ensalada de pasta. Una sartén en la vitrocerámica llena de aceite con la superficie cuajada, huele a sucio. Ayer me fui sin ducharme y hoy me voy sin comer, se me ha revuelto el estómago.

Llevo tres meses aquí y ya empiezo a hundirme cada vez que vuelvo a casa y veo luz en la ventana del salón. Mal vamos.

Capítulo XXXVIII

Publicado en Mis memorias:Keyser´s years el 9 de Diciembre, 2005, 21:53 por Tankian

XXXVIII. My sweet revenge

Hace unos meses me robaron el correo, sí, un día me fui a conectar al Messenger y me habían cambiado la contraseña. Mi novia recibió un mail en el que el ladrón le decía que sólo era el principio, que iba a por mí.

Pero la historia había empezado antes, a raíz de un bache en mi relación de pareja, como es normal viviendo separados.

En ese bache entró en acción Álvaro, una criatura repugnante que babeó ante la oportunidad y marcó de cerca a mi novia. Tiene una minusvalía y la usa para poder agarrarse a las chicas, toquetear y hacerse el amigo comprensivo, un truco que sigue funcionando muy bien, ya que por mucho que los tíos lo estemos viendo si lo decimos las chicas nos toman por insensibles y envidiosos, pero bueno, no importa.

El bache pasó y hasta ahora, cojonudamente, pero lo que para unos es bueno siempre jode a alguien.

Álvaro es técnico informático y poco antes de esa época había formateado mi ordenador y yo, inocente y cándido, le había dicho la contraseña del Messenger para probar si funcionaba. Lo di y me olvidé del asunto, me olvidé hasta que me llegó el primer mail amenazante; tenía adjunta la foto de un cadáver real con la cabeza abierta y el texto me contaba todo lo que me iba a parecer a ese tipo, el mail de origen era mi nombre seguido de un RIP, todo muy sociópata.

Contesté procurando ser espectacularmente vociferante y psicótico, a ver si se pensaba dos veces volver a amenazar.

Un detalle, a raíz de este primer mail Álvaro dejó de hablarnos a mi novia y a mí por el Messenger, en ese momento no caí, si no habría cambiado la contraseña del mail.

Contestó amenazando a mi familia, poniendo una foto mía en el mail; siguieron algunos más hasta que dejé de contestarle. Entonces me robó la cuenta y no conseguí recuperarla, y eso que escribí a Hotmail, pero se pasaron por el forro mis reclamaciones, deben estar hasta arriba de denuncias de ese tipo porque la seguridad de Hotmail es una putísima mierda.

No contento con ese rollito insultó desde la que era mi dirección a mi novia, le mando sms insultantes y le hizo llamadas al móvil, todo oculto, claro. Mi novia denunció el tema a la policía de Palma y pasó lo que se suponía, nada. Se cerró el tema porque no podían hacer nada, y me juego los huevos a que ni lo intentaron. Me parto cuando leo sobre el departamento informático de la policía y sus éxitos, a lo mejor si hubiéramos metido por medio algún menor habrían hecho algo para ponerse medallas, pero que un cobarde de mierda se dedique a molestar a la gente les suda la punta del capullo.

Procuro no pensar en ello, pero al final siempre me viene a la cabeza tarde o temprano. Es lo que tiene haber estado en una secta de mierda como Trivialnet, que acabas tropezando con un zumbado acomplejado que busca una forma de poder sentirse realizado.

Pues bien, hoy se ha sentido realizado, de puta madre. Falta poco para que mi novia venga a vivir conmigo y con la puerca de Marga, que en tres meses me empieza a dejar claro que lo mío es no ensuciar, limpiar lo mío y de paso lo que ella ensucia y no limpia; soy el criado de una cerda.

Como entre sectarios todo se sabe y uno nunca sabe con quien hablará alguien después de hablar contigo he decidido darle la noticia personalmente a Álvaro.

Mi tía me ha dejado después de comer el coche, le he dicho que iba al Kinépolis, he ido a Torrelodones. Me he hecho un Cd especial para el camino, todo Nu Metal, Death Metal,….mala hostia electrificada.

Golpeo el volante con las palmas, me hago daño, sigo, agito la cabeza, me sube calor por las mejillas, de los altavoces salen gritos guturales que me encabronan, miro el velocímetro…170…aprieto un poco más, avanzo en zigzag, veo el Casino y me imagino que vienen de frente horda de conductores suicidas que se han arruinado en la ruleta, les esquivo cambiando continuamente de carril, suenan cláxones y es como el Arkanoid, los suicidas son naves alienígenas y yo  consigo que no me toquen.

Me carcajeo, miro fingiendo  locura asesina la gente que me pita, me miran de soslayo, muy dignos y tiesos, y acelero y adelanto a un coche de policía y no me hacen ni puto caso.

Estoy  emocionado y me paso la salida,  freno y me voy hacia delante, el cinturón se me clava en la clavícula, doy marcha atrás, el motor suena como una lavadora centrifugando, tomo la salida, un coche amarillo está a punto de darme, pita y me grita asomándome por la ventanilla. Echo de menos un porro, me lo invento y me río.

Voy a toda hostia por las calles bonísimas llenas de mansiones, pego la barbilla al volante para ver el circuito como si estuviera jugando a la play. Suena System of  a Down, cantan Bounce, y yo canto y como no me oigo creo que canto igual o mejor que el cantante. Llego al final de la pantalla, he conseguido el Bonus, aprieto la X para frenar y paro haciendo un pequeño trompo.

Me bajo y la música sigue pitando a toda hostia, toco al timbre, es un bungalow adosado y feo. Abre una mujer fea, parece lobotomizada, con ojeras y la piel amarilla,  viéndola tan amarilla me pregunto si me he pasado de salida y estoy en Springfield.

Pregunto por Álvaro, grita el nombre y sigue mirándome, como un muñeco mongolín. Levanto la cabeza, se cierra la cortina de la habitación del listo, tiembla, se esconde. La mujer cierra la puerta, acaba  Good God  de Korn, empieza Target Audience de Marilyn Manson, acaba y la puerta sigue cerrada.

Toco el timbre, agua, vuelvo a tocar, agua, BZZZ, agua, BZZZ, agua, BZZZZZZZZZ, se agitan las cortinas de la habitación. Bzzz…es mi móvil, mensaje “M ha llamado mi madre, no estoy en ksa. Ya t llamo.”.

Salto la puerta, subo la escalerillas y golpo la puerta con los nudillos. El Cd empieza de nuevo, vuelvo a golpear la puerta, abre la mujer, entro y simplemente se aparta, no dice nada. Subo al piso de arriba, subo los escalones de dos en dos, la puerta de la habitación está cerrada, abro, se abre, no ha puesto el cerrojo, no hay nadie, el ordenador está encendido.

Miro debajo de la cama, Álvaro tose en el aseo, me acerco a la puerta y le llamo, se oye el rechinar de las suela de las zapatillas. Se esconde, algo teme. Vuelvo  a la habitación, arranco los cables de la torre, abro la ventana, tiro la torre, tiro el monitor, tiro cds, me vuelvo loco, deshago la cama, meo en el colchón.

Bajo las escaleras, la mujer está afuera mirando lo que he tirado, la torre se ha abierto, la placa base asoma, es roja, como la sangre. La mujer no me mira, salgo, me monto en el coche, arranco, Álvaro se asoma a la ventana, está blanco, le tiembla la boca.

Aceleró, subo el volumen, una batería mete caña, mis dedos hacen de baquetas en el aire. Estoy a gusto, juego al si fuera.

Si Álvaro fuera un chico en su habitación, que sería? Sería un chico tirado por la ventana. No?, no lo se, puede.

Ahora sé robar cuentas, no pienso hacerlo, pero nunca se sabe lo que puede hacer un sociópata despechado, hay que estar preparado para la vida moderna.

NADA

Publicado en relatos el 2 de Diciembre, 2005, 23:49 por Tankian

La niebla, lame la ventanilla, la niebla, mordisquea el asfalto, la niebla, lame  mis párpados. Mis párpados, se cierran, mis párpados, tiemblan, mis párpados, escuecen. Es tarde, ya no miro el reloj, no siento el reloj, no siento la muñeca, no siento el brazo, no me siento, me aburro a mí mismo. Hace miles de años que dejé de gustarme, me convertí en esto, en la rutina, la monotonía de un coche ronroneando en curvas nebulosas, un conductor de vista cansada, perenne, adormilado, gobernado, sin ganas de sentir angustia, angustiado y muerto por dentro.

Todo empezó en el umbral de un millón de glaciaciones  en  sepia, no recuerdo el año, el siglo…sé que yo existía, era un bicho más, un ratón atolondrado, encerrado en un pasillo, en  un lado el trabajo, en el otro mi casa, en medio nada, la nada más absoluta de la que no se puede decir, literalmente, nada. Yo volvía del trabajo, la calefacción del coche, la radio, el mullido asiento…todo me mentía y hacía más cómodo el pasillo, una maniobra de distracción, unas pinzas baratas para nadar en un pantano de excrementos humeantes.

Era mi aniversario, varios años casado, una vida de fotografías con capa brillante, una polaroid gigante seguía escupiendo mi vida, se aclaraban mis vivencias y yo no me paraba a pensar en ellas…por que no tenía tiempo; tiempo, no recuerdo lo que significaba, no sé si estaba compuesto por segundos, granos de arroz o escupitajos, quiero que me regalen una bolsa de tiempo, una grande, para quemarlo y calentarme en el interior de este coche susurrante, con algo de suerte prenderá mi pelo y me quemaré entre la niebla y este coche seguirá comiendo curvas conducido por mis cenizas, por los siglos los siglos, amén.

Llegaba tarde a nuestra cena y corrí, corrí mucho para tanta niebla y al acabar un anuncio en la radio sonó el estampido, pensé que era un efecto de sonido y bajé el volumen y mire hacia delante y me quedé con la mano en la ruedecita la radio. Aquella mujer me miraba a través de la luna delantera, era una pegatina humana, tenía la boca muy abierta y gritaba, llenó el cristal de vaho y sangre. Frené, desapareció y escuché el sonido de su cuerpo contra el suelo, me quité el cinturón e, incomprensiblemente, apagué la radio para no gastar, quité las llaves del contacto y me bajé con la imagen de su cara en el cristal, cuando puse un pie en la carretera ya estaba perdidamente enamorado de esa mujer, de su boca abierta, de su vaho, del sonido de su cuerpo al rodar por el capó, su fragilidad…bajé nervioso como un chico en su primer baile, recuerdo que me alisé el pelo con la palma de la mano mirándome en el retrovisor, me froté los dientes con un dedo y sonreí y me asusté porque mi sonrisa estaba loca y mis dientes brillaban en la niebla, mis ojos estaban lejos, no me ví claramente, podía no estar y no me habría dado cuenta.

Estaba tirada delante del coche, una forma llena de curvas, una araña de 4 patas, expectante, hermosa…me apresuré improvisando una disculpa ingenua, metí la llave en el contacte, giré y encendí los faros. Ahora la veía, tal como era, tumbada en la niebla, las virutas grises se empujaban unas a otras, la besaban, le hacían el amor, le susurraban, todas a la vez, y ella me miraba a mí, labios ligeramente separados y temblorosos, sus piernas largas desparramadas y ennegrecidas, un zapato colgando de los dedos, el tacón roto a los pie de una rueda, un brazo debajo de su cuerpo y el otro alzado, la mano abierta y tensa, buscándome, anhelante..el vestido estaba levantado un poco y vi sus bragas, blancas, salpicadas de sangre, le bajé el vestido para taparle y le miré, cogí su mano y ella lloraba. Besé sus dedos con cuidado para no dañarle y ella lloraba con la boca sangrante casi desdentada, lloraba haciendo BAAA BAAA, pegando sus labios, y le limpié los mocos, le sonreí y le besé, mi lengua sabía a sangre y exploré sus encías desgarradas para calmarle y ella empezó a temblar y me separé y me habló, pegué mi oído a sus labios y dijo "Nada".

Oí un motor cercano y monté en el coche, cuando arranqué ella estaba muerta y yo no podía hacer nada, me sequé las lágrimas enamoradas con la manga de la chaqueta y huí, nadie habría entendido nuestra loca historia de amor, quedaría entre nosotros.

Llegué a casa, me miré en el retrovisor y ya no lloraba, me bajé del coche pensando en mi mujer, la veía con la cabeza de mi dama del asfalto, por mucho que me esforcé mientras me acercaba a la puerta la cabeza se transformaba y era ella con el cuerpo de mi mujer, con las piernas y los brazos sanos. Me tragué un nudo de dolor y metí las manos en el bolsillo. Las llaves no estaban, las había dejado en el coche, me giré y el coche no estaba, di un paso y el parque no estaba, se había ido con los niños jugando dentro, otro paso y el cielo no estaba, me di la vuelta y mi casa no estaba, mi mujer se había ido, miré al suelo y yo flotaba en niebla, y la niebla me empujó y ya no me vi las piernas, la niebla me golpeó y me senté en ella.

Y sigo sentado, invisible, enamorado, sin nada, en la radio la niebla me cuenta historias de miedo, de amores perdidos, quiero llorar y no me encuentro los ojos, miro alrededor y todo es niebla. El coche ronronea, mi corazón muerto no late, yo sigo aquí, pensando, sufriendo, tragándome los gritos sin agua.

Termina la historia de la radio, publicidad, el impacto, su cara, dibujo un corazón deforme en el vaho.

Bajo del coche, la niebla me aprieta, los focos están encendidos, ando con nerviosismo, como la primera vez.

Me duele seguir…debo besarle.