29 de Diciembre, 2005


Pelis que he visto esta semana

Publicado en cine el 29 de Diciembre, 2005, 13:16 por Tankian

-KING KONG.- De Peter Jackson me divierten “Mal gusto”, hecha con dos duros y mucha eficacia, “Braindead”, igual de eficaz y ya con más presupuesto…y “Criaturas celestiales” me parece una de las historias más mágicas y perturbadoras de los 90, con una debutante Kate Winslet sobrecogedora y con un carisma impropio de una primeriza.

Incluso me parece que “The Frighteners” es una dignísima comedia negra, una hermana cabrona de Casper.

Pero llegó la megalomanía y Jackson me decepcionó con su soporífera, cargante, exagerada y asqueante trilogía Tolkiana. Pero bueno, para gustos colores.^

Soy de los que piensan que si un director hizo una gran película una vez puede volver a hacerla por mucha mierda que perpetre por el camino; entre eso y que King Kong siempre me ha atraído tenía ya ganas de ver lo que el amigo Pedro había hecho.

Ante todo dejar claro que esta peli es para verse en cine, a poder ser con un sistema de audio de los buenos, o en casa si tienes un pantallón de plasma y un home cinema de esos que se pagan a plazos.

La historia es la conocida, director soñador y determinado convence a actriz buenorra en paro para ir a una isla a filmar una película, allí son descubiertos por una tribu que secuestra a la chica para ofrecérsela a un gorila gigante, el gorila se enamora de la chica, que grita mucho pero luego va cogiéndole cariño. El director se las ingenia para llevar al gorilón a New York para forrarse…el gorila se mosquea y acaba con la actriz buenorra en el Empire State (en la  fétida versión de los 70 era en las Torres Gemelas). Llegan los aviones, se monta un escándalo y el gorila se muere. Una letras parriba y se acabó.

Naomi Watts sigue siendo muy sexual haga el papel que haga, y eso que si te fijas bien no es especialmente guapa ni tiene un cuerpo espectacular, incluso tiene una nariz de payaso y unos pezones como balones. Me parece que está muy bien cuando grita y en el principio, el viaje en el barco. Pero con el gorila no me la creo, no sé si es por su culpa o porque el personaje está mal desarrollado. El caso es que no sabes  si está enamorada, si se ríe por no cabrearle, por qué hace tanto el tonto…

Adrien Brody es un gran actor cuando tiene que sufrir y ser intenso, pero tiene la tendencia a verse guapo y en esta peli va de ello, y a mi no me convence porque me hace gracia ver a un feo haciendo de guapo. Realmente creo que hay mejores actores para su papel, no por ello mejores actores que él. Personalmente Jeff Goldblum da muy bien como intelectual que se mete a aventurero, y además me parece un actorazo desaprovechado.

Jack Black me parece un grande, como actor, cómico, cantante o lo que haga; pero en esta peli me pasa algo raro, que no sé si está de cachondeo o en serio, tengo su imagen en comedias y todos sus gestos los interpreto desde la comedia. Aún así me parece el mejor elegido para el papel.

Los secundarios al menos no molestan, aunque me sobra la historia del marinero negro y el chaval que hizo Billy Elliot (Jaime Bell…es verle la cara y le recuerdo dando saltos como un gilipollas por las calles…vaya película me dio con los bailoteos de epiléptico).

De todos modos en esta película los actores son justificaciones, porque el protagonismo es para los efectos especiales, sobre todo para King Kong, que es lo mejor de la película con diferencia.

También deslumbra la isla, el New York de los 30 totalmente realista y espectacular, los dinosaurios, acojonantes…se podría decir que es una obra de arte que sin actores reales habría sido mejor.

En fin, una lección de cine de aventuras, de ritmo bien llevado (son 3 horas y prácticamente ni te enteras) y de tics del Jackson primerizo (el encuentro con la tribu luce la frialdad, la luz y el agobio de sus gores).

Recomendable.

 

-ELSA&FRED.- Lo decía Cela una vez que le asaltó una periodista del corazón, que eso de coger a la gente a Benidorm cuando se jubila para que bailoteen en chándal es una vergüenza, que se pueden hacer muchísimas cosas  antes que dejarse llevar hacía lo que se supone que hace un pobre viejo.

Estamos perdiendo el contacto con los mayores, los abuelos ya no sirven para hablar, nadie les hace caso. Está establecido, los ancianos tienen que estar enfermos o casi, atiborrarse de pastillas y quejarse.

Esta maravilla de película cuenta a las claras lo que piensa de este panorama: que y una polla, que cuanto más se acerque el final de la vida más hay que disfrutarla, que es una lástima desperdiciar encerrado toda la sabiduría y experiencia acumulada

Si la historia en sí se basta para emocionar, hacer reir y llorar con su sencilla y deslumbrante realidad, el trabajo de China Zorrilla y Manuel Alexandre la elevan más allá de lo escrito.

Sus escenas les borran como intérpretes, son Elsa y Alfredo, dos personas mayores que se enamoran, que deciden compartir todo por encima de viudedades e hijos escandalizados. Y lo hacen a su ritmo, porque están enamorados y saben que no tiene 20 años, que no pueden ir poco a poco, como en sus tiempos, se pueden saltar algunos capítulos para ir al grano, a vivir.

En un momento dado, la hija de Alfredo (Blanca Portillo) ve que su padre ha cambiado y le pregunta si se está dejando morir, y él le contesta “No, me estoy dejando vivir”. Ese es el mensaje de esa película, deberían pasarla en las salas de baile de Benidorm, los hogares del jubilado, los bares…a ver si nos enteramos que hay tiempo para que nos llegue la muerte, que no hace falta ir a esperarla. Que nos busque ella, y que le cueste.

 

-LA MUJER EXPLOSIVA.- Siglos sin ver esta peli de culto de los 80, un producto más de la factoría John Huges. Esta peli fue el empujón definitivo para el despertar sexual de muchos chicos, entre los que me incluyo.

La idea de poder crear una mujer a tu gusto con el ordenador y que cobre vida es la fantasía perfecta para cualquier adolescente ( y no adolescente). Te sentías identificado con los dos pardillos puteados en la escuela y veías su triunfo como tuyo.

Aún me persigue la fascinante imagen de la puerta que explota, la niebla y las luces rosas y Kelly Lebrock apareciendo en bragas y con una camiseta recortada justo por debajo de los pechos. Dios, solamente por eso esta película merece un lugar en el Olimpo del cine.

También he vuelto a ver al Robert Downey Jr de sus comienzos, siempre haciendo de guaperas alocado y outsider. Siempre he dicho que en “Rebeldes” sobraba Cruise y falta Downey Jr, pero bueno, un error lo tiene cualquiera, hasta Coppola.

Lo dicho, si queréis recordar lo tremendamente buena que estaba Kelly Lebrock y reíros de los cardados, los bombachos y las chaquetas arremangadas esta es la peli.

Por cierto, anteayer volví a ver “Al diablo con el diablo” para recordar lo follable que estaba Liz Hurley y mi conclusión fue que si ese papel lo hubiera hecho Kelly Lebrock los cámaras habrían muerto como moscas del calentón.

 

-ESENCIA DE MUJER.- Creo que desde hace años se está siendo injusto con Al Pacino, yo el primero; se ha creado la idea de que hace siglos que dejó de hacer buenas interpretaciones y me parece que, pensándolo bien, eso es aplicable a De Niro (creo que lo último grande que hizo fue Casino, y de eso hace mucho tiempo) pero no a Pacino, que ha hecho mierdas pero también cosas interesantes como “Atrapado por su pasado”, “Insomnio”, “Simone”, la interesantísima “Looking for Richard” o la reciente “El mercader de Venecia”. Creo que Pacino no ha perdido el rumbo en ningún momento y sigue haciendo cosas importantes, a su bola.

La primera vez que vi “Esencia de mujer” la menosprecié porque me pareció una vergüenza que le dieran el Oscar por ese papel y no por su grandioso Michael Corleone, “Tarde de Perros”, “Pánico en Needle Park” o “Scarface”. Sigo pensando lo mismo, pero matizado, porque creo que debería tener algún Oscar más, pero también el que tiene por “Esencia de mujer” (también me parece sangrante que De Niro tenga sólo un Oscar principal y uno secundario teniendo “Taxi Driver”, “Despertares”, “Uno de los Nuestros”, “Érase una vez en América” o “Malas Calles”).

Es una película muy bien rodada, se ve con facilidad y en ningún momento se hace incómoda, y eso que contando lo que cuenta podría caerse con facilidad en el feísmo o la exageración.

Por eso mismo me parece tan difícil la interpretación, porque logra que un personaje odioso llegue a despertar compasión y complicidad. Encuentra el equilibrio entre el cinismo y la necesidad de cariño. Realmente es una gran interpretación en la que lo que menos importa es que sea ciego.

En fin, es una película que siempre viene bien, pese a Chris O’Donell.